Buscar

¿QÚE DEPORTES PUEDO PRÁCTICAR CUANDO TENGO DOLOR DE ESPALDA?

Actualizado: 18 nov 2020

La inactividad o reposo es una tendencia generalizada en gran parte de la población ante el dolor de espalda. Sin embargo, cada vez son más los estudios que demuestran que el movimiento repercute positivamente cuando se dan estos episodios de aflicción, y que el camino para superarlos no está en la inacción si no en todo lo contrario.


Pero, ¿quiere decir esto que puedo hacer cualquier tipo de deporte o seguir con mis patrones diarios?

No. Si tenemos dolor de espalda lo primero que debemos hacer es vigilar nuestra postura en las acciones principales del día como caminar, sentarnos o agacharos, y modificarlas si es necesario. En segundo lugar, evitaremos los movimientos y posiciones que provocan más tensión o carga sobre la columna, como coger pesos, flexión con rotación o posturas mantenidas.


En cuanto a la actividad física o deportiva que debemos realizar dependerá de algunos factores como son la edad, la presencia o no de patologías, y estado físico de cada persona.

En términos generales, recomendamos aquellas actividades de bajo impacto y en las que podamos respetar las curvas anatómicas de manera natural.

Caminar o andar en bici a un ritmo ligero, por terrenos regulares sin cuestas ni bajadas pronunciadas o actividades como nadar, Pilates, o cualquiera que contenga ejercicios y estiramientos específicos que se hagan correctamente bajo la tutela de profesionales cualificados, nos ayudarán a eliminar la rigidez y las molestias.


Entonces, ¿Qué actividades o deportes deberíamos evitar cuando tenemos dolor?

Esto dependerá, como mencionamos anteriormente, de la situación particular de cada persona. Pero a grandes rasgos evitaremos aquellos que promuevan el trabajo unilateral o con cargas, los movimientos bruscos, la flexión con rotación de la columna, o cualquier otro tipo de actividad que aumente significativamente el impacto sobre la misma.


Las personas deportistas que presentan una buena combinación de movilidad, flexibilidad y fuerza, tienen menor probabilidad de sufrir episodios de dolor de espalda, y un índice de mejora superior en tiempo y espacio, en comparación a gente con hábitos sedentarios.


Me Duele.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo